Saltar al contenido

Blog: ¿Cómo un cuidador mejora la convivencia de las familias?

La demencia senil es una realidad que afecta a muchas familias, y enfrentarse a los desafíos que conlleva puede ser agotador tanto física como emocionalmente. En este blog, exploraremos cómo la presencia de un cuidador de adultos mayores puede marcar la diferencia en la convivencia con un padre o madre que padece demencia senil.

  • 1. El Desafío del cansancio:

    Uno de los aspectos más desafiantes para los familiares de personas con demencia es el agotamiento constante. La necesidad de atención las 24 horas del día puede ser abrumadora. Muchos se resisten inicialmente a la idea de dejar el cuidado en manos de terceros, pero la experiencia ha demostrado que contar con un cuidador puede aliviar significativamente esta carga.

    En Kipers, hemos recibido numerosos testimonios que destacan cómo el apoyo de cuidadores de adultos mayores a domicilio ha cambiado la dinámica familiar. El cansancio disminuye, permitiendo a los familiares encontrar tiempo para cuidar de sí mismos y, al mismo tiempo, brindar un cuidado de calidad a sus seres queridos.

     

  • 2. Apreciando la ayuda externa:

    A pesar de las reticencias iniciales, muchos familiares se dan cuenta de lo crucial que es aceptar la ayuda de un cuidador. La profesionalidad y dedicación de estos cuidadores no solo alivian el agotamiento físico, sino que también contribuyen a mejorar la relación intrafamiliar.

     

  • 3. Herramientas para una mejor comunicación:

    Los cuidadores de Kipers no solo brindan cuidado físico, sino que también ofrecen herramientas invaluable para mejorar la comunicación con los seres queridos que padecen enfermedades degenerativas como el Alzheimer o la demencia senil. Estas herramientas ayudan a los familiares a comprender mejor las necesidades y emociones de sus seres queridos, fortaleciendo así los lazos familiares.

  • 4. Manejo de episodios difíciles:

    La demencia senil a menudo se asocia con episodios de agresividad y pérdida de espacio temporal. Los cuidadores capacitados están preparados para manejar estas situaciones de manera profesional y calmada, brindando a los familiares la seguridad de que sus seres queridos están en buenas manos.

  • 5. Alivio psicológico y físico:

    Más del 90% de las personas que han recibido la ayuda de cuidadores de adultos mayores informan sentirse aliviadas y experimentar una disminución significativa de la carga psicológica y física. Este alivio se traduce en un menor estrés para los familiares, permitiéndoles disfrutar de una convivencia más armoniosa con sus seres queridos.

¿Necesitas asesoría para encontrar un cuidador? 

Escríbenos a nuestro WhatsApp con libertad y uno de nuestros ejecutivos con gusto te ayudará.

En conclusión, la presencia de un cuidador especializado no solo alivia el agotamiento físico y emocional, sino que también mejora la calidad de vida tanto para los seres queridos con demencia senil como para sus familiares. En Kipers, creemos en la importancia de brindar apoyo integral para lograr una convivencia más saludable y equilibrada.

Déjanos tus comentarios!